20 Tu sol nunca se pondrá;
tu luna nunca descenderá.
Pues el Señor
será tu luz perpetua.
Tus días de duelo llegarán a su fin.