3 El Señor
te sostendrá en su mano para que todos te vean,
como una corona espléndida en la mano de Dios.