12 Se pueden ver ejércitos destructores
en todas las cumbres desiertas de las colinas.
La espada del Señor
devora a la gente
de un extremo al otro de la nación.
¡Nadie escapará!