9 Un soplo de Dios los destruye
y se desvanecen con una ráfaga de su enojo.