45 Ni una sola de todas las buenas promesas que el Señor
le había hecho a la familia de Israel quedó sin cumplirse; todo lo que él había dicho se hizo realidad.