44 Y el Señor
les dio descanso en todo el territorio, tal como se lo había prometido solemnemente a los antepasados de ellos. Ningún enemigo pudo hacerles frente, porque el Señor
los ayudó a conquistar a todos sus enemigos.