29 «Señor Soberano, permite ahora que tu siervo muera en paz,
como prometiste.