28 Simeón estaba allí. Tomó al niño en sus brazos y alabó a Dios diciendo: