5 Entonces, para sorpresa de Pilato, Jesús no dijo nada.