3 La perversidad nunca produce estabilidad,
pero los justos tienen raíces profundas.