2 El Señor
aprueba a los que son buenos,
pero condena a quienes traman el mal.