20 Pues el Señor
protege los huesos de los justos;
¡ni uno solo es quebrado!