9 Pues los perversos serán destruidos,
pero los que confían en el Señor
poseerán la tierra.