8 Hasta mis propios hermanos fingen no conocerme,
me tratan como a un extraño.