15 También el Espíritu Santo nos da testimonio de ello. Primero dice: