34 Pedro tomó la palabra, y dijo:—Ahora comprendo que en realidad para Dios no hay favoritismos,