32 Judas y Silas, que también eran profetas, hablaron extensamente para animarlos y fortalecerlos.