3 ¡Les digo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan.