13 Luego me sacudí el manto y afirmé:—¡Así sacuda Dios y arroje de su casa y de sus propiedades a todo el que no cumpla esta promesa! ¡Así lo sacuda Dios y lo deje sin nada!Toda la asamblea respondió:—¡Amén!Y alabaron al SEÑOR, y el pueblo cumplió lo prometido.