4 Y oyendo el pueblo esta sensible palabra, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos: