21 Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús.