27 Pero Jesús tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó.