16 Y lo he presentado a tus discĂ­pulos, y no le han podido sanar.