172 HablarĂ¡ mi lengua tus dichos; porque todos tus mandamientos son la misma justicia.