2 Pero la palabra del SEÑOR vino a Semaías, hombre de Dios, diciendo: