28 Salvas al pueblo afligido, pero tus ojos están sobre los altivos a quienes tú humillas.