28 Te herirá el SEÑOR con locura, con ceguera y con turbación de corazón;