2 Reparte tu porción con siete, o aun con ocho, porque no sabes qué mal puede venir sobre la tierra.