8 En todo tiempo sean blancas tus ropas, y que no falte unguento sobre tu cabeza.