30 En cuanto a ti y a tus siervos, sé que aún no teméis al SEÑOR Dios.