28 Y vivió Noé trescientos cincuenta años después del diluvio.