9 Ha sido humillado el hombre común, y ha sido abatido el hombre de importancia; pero no los perdones.