4 Por cuanto sé que eres obstinado, que tendón de hierro es tu cerviz y de bronce tu frente,