3 Y acudirán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer.