13 No hay quien defienda tu causa; para una llaga hay cura, pero no hay mejoría para ti.