25 Porque yo he de satisfacer al alma cansada y he de saciar a toda alma atribulada.