29 temed la espada por vosotros mismos, porque el furor trae el castigo de la espada para que sepáis que hay juicio.