12 Aunque el mal sea dulce en su boca, y lo oculte bajo su lengua,