14 Ciertamente Dios habla una vez, y otra vez, pero nadie se da cuenta de ello.