14 Entonces yo también te confesaré que tu mano derecha te puede salvar.