2 Porque el enojo mata al insensato, y la ira da muerte al necio.