3 Porque pesarían ahora más que la arena de los mares: por eso mis palabras han sido precipitadas.