20 He aquí, Dios no rechaza al íntegro, ni sostiene a los malhechores.