48 Porque el SEÑOR había hablado a Moisés, diciendo: