2 La compré, pues, para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada.