21 El que desprecia a su prójimo peca, pero es feliz el que se apiada de los pobres.