10 La disciplina severa es para el que abandona el camino; el que aborrece la reprensión morirá.