21 El sabio de corazón será llamado prudente, y la dulzura de palabras aumenta la persuasión.