14 El comienzo de la contienda es como el soltar de las aguas; deja, pues, la riña antes de que empiece.