23 El temor del SEÑOR conduce a la vida, para dormir satisfecho sin ser tocado por el mal.